Dinamarca,  Viajes

Antes de viajar a Dinamarca (Selandia y Copenhague)

Dinamarca es un país del norte de Europa que tiene una composición geográfica muy característica. Está formada por la península de Jutlandia (Jylland) y unas 400 islas (82 de ellas deshabitadas). Las dos más grandes son Selandia (donde se encuentra en parte la capital, Copenhague, y de donde va a ser esta ruta de viaje) y Fionia (Fyn).

Históricamente, una de las etapas más conocidas de este país es la Vikinga. Durante todo el viaje se pueden ver vestigios de la época vikinga, incluso visitamos Roskilde donde se encuentra un museo de barcos y en el puerto, replicas de estos. Actualmente se ha puesto muy de moda esta cultura vikinga con series, películas, documentales, por lo que si eres fan de ella, Dinamarca es una parada obligatoria.

Otra de las cosas que me llamaron la atención de este país es que son un modelo claro de Estado de Bienestar. Durante el free tour, que ya explicaré en el siguiente post, el guía nos contó cómo este estado se basa en unos altísimos impuestos, pero a cambio de ellos hay educación totalmente gratuita y con grandes becas, incluso en la universidad, sanidad totalmente cubierta para todos, sueldos mucho más altos que en nuestro país… Y le preguntamos por el nivel de vida y si eran mucho más altos los precios, por ejemplo, de la vivienda y, comparándolos con los precios de Madrid o Barcelona, no distaban prácticamente nada unos de otros.

Siendo sincera, Dinamarca no estaba en la lista de los países que más ganas tenía de visitar, pero encontramos una oferta de vuelos para Semana Santa y allí que nos fuimos. Y vaya sorpresa me llevé, es un país precioso, tanto las ciudades, la cultura, los paisajes… Nos recorrimos la isla de Selandia (lo que nos dio tiempo), la Isla de Møn en el sur, cruzamos el puente de Oresund para visitar Malmö en Suecia y, por supuesto, Copenhague y todo nos encantó. La capital es muy bonita, con muchas cosas que ver y un ambiente muy especial, sobre todo Christinia que nos fascinó. Y el resto de lugares que visitamos, de los que hablaremos en el siguiente post, realmente son muy recomendables. Así que, en conclusión, Dinamarca es una muy buena opción para visitar. 

DATOS DE INTERÉS

Nuestro viaje, como ya he dicho, fue a la isla de Selandia, donde se encuentra la capital de Dinamarca, Copenhague, aunque solo parcialmente, porque está entre esta isla y la isla de Amager. Es la isla más grande del país y está unida a Fionia por el puente del Gran Belt y a Suecia por el puente de Orensud (puente que llega hasta Malmö, ciudad sueca que visitamos, y así cruzamos este curioso puente que arquitectónicamente hablando es una maravilla, puesto que va un tramo por encima y otro por debajo del mar). Esta isla tiene una forma irregular y en la parte sur está rodeada de otras islas: Lolland, Falster y Møn (esta última también la visitamos).

Es una isla muy bonita en su totalidad y tiene características muy diversas: en su oeste esconde un mundo verde y vikingo de pueblos marineros y naturaleza frondosa, mientras en el norte destacan los lagos, parques y fiordos que miran a Suecia para dejar al sur los acantilados más altos del país.

En cuanto al idioma, es el danés, lengua nórdica muy complicada y muy diferente a la nuestra, pero la mayoría de la gente entiende y habla en inglés perfectamente.

La moneda es la corona danesa, así que hay que cambiar dinero. Mi recomendación siempre es cambiar algo de dinero (poco) en el aeropuerto y el resto que haga falta cambiarlo en casas de cambio de la ciudad que nos recomiende el guía al hacer el free tour, por ejemplo, puesto que el cambio, por lo menos en mi experiencia, siempre ha sido más favorable así. Aproximadamente 1 corona danesa son 0,13 euros.

En cuanto al móvil no tendremos problemas desde que han eliminado el roaming en la UE. Y tampoco los tendrás con los enchufes, pues son iguales que aquí en España, aunque sí que es cierto que ellos también tienen otro tipo de enchufes, pero nosotros no necesitamos ningún tipo de adaptador, puesto que los más comunes son los mismos que aquí.

Al ir a Dinamarca, yo no contraté ningún seguro puesto que la tarjeta sanitaria europea es válida allí, pero eso ya es decisión de cada uno y está claro que un seguro nunca está de más.

El huso horario es el mismo que en España, así que tampoco tendremos que hacer cambios en nuestros relojes.

CLIMA

Una de las preguntas que siempre nos hacemos antes de viajar es qué tiempo va a hacer y cuándo es mejor ir a ese sitio.

Así pues, en Dinamarca, los inviernos son muy fríos y con muy pocas horas de sol y los veranos no son muy calurosos, son más bien fresquitos con una media de temperatura de unos 16 grados, pero con una gran afluencia de gente. Por lo que, como suelo hacer, vuelvo a recomendar viajar en primavera o en otoño, aunque en este caso me decantaría más por la primavera durante la cual llueve algo menos (septiembre, octubre y noviembre son meses muy lluviosos), pero eso no nos librará de tener que llevar un chubasquero e ir abrigados.

VUELOS

Como en la mayoría de mis viajes elegí Ryanair para viajar a Copenhague, saliendo y volviendo por Valencia.

En Copenhague hay dos aeropuertos. El Aeropuerto de Copenhague, oficialmente llamado Aeropuerto de Copenhague-Kastrup (CPH) es el principal y más grande de esta ciudad y se encuentra a unos 8 km. al sur de la ciudad y es el que nosotros utilizaríamos. El Aeropuerto de Roskilde (RKE) se encuentra a unos 7 kilómetros de Roskilde, el nombre de la antigua capital danesa, y a una media hora del centro de Copenhague y se trata de un aeropuerto más pequeño y que está destinado principalmente a taxis aéreos, turismo local y clases de aviación (desde este último el traslado a la ciudad es más complicado y solo se puede en autobús o taxi).

 

TRASLADOS DESDE EL AEROPUERTO Copenhague-Kastrup (CPH)

Hay varias opciones de traslado:      

  • Metro: es la opción más barata y cómoda. Se encuentra encima de la Terminal 3 del aeropuerto y solo hay una línea la M2 (amarilla), así que no hay peligro de pérdida. Va en dirección a la estación de Vanløse. Hay una frecuencia de 5 minutos, salvo por la noche que es aproximadamente de 20 minutos. Y en unos 12 minutos estás en el centro de la ciudad. En cuanto al precio, cuesta unos 5 euros (36 DKK). Salvo que hayas optado por la Copenhague Card y por tanto ya tengas el transporte pagado, los billetes los puedes comprar en las máquinas que se encuentras en el propio aeropuerto o en la estación de metro (eso sí habrás tenido que cambiar algo de dinero antes al salir del avión si no has traído desde España) o a través de la aplicación “DOT Mobilbilletter
  • Tren: opción similar a la del metro, pero los trenes pasan con menos frecuencia. Se cogen también en la terminal 3. El tren para en la Estación Central de Copenhague, así que si tienes el hotel cerca, te convendrá más.
  • Autobús: es una opción más lenta (30 minutos), pero el autobús 5A tiene más paradas, así que dependiendo de donde tengas el hotel puede ser más cómodo. Hay una frecuencia de 10 minutos durante el día, aunque por la noche no son tan frecuentes. El ticket se puede comprar en la terminal 3 o en el propio autobús (pero solo aceptan monedas). El precio es el mismo que el del metro y el tren.
  • Taxi: no la recomiendo realmente. Es una alternativa cara y más lenta y teniendo en cuenta la facilidad y comodidad del transporte urbano de Copenhague no es necesario. Fuera de cada terminal hay taxis que te llevan al centro en unos 20 minutos (dependiendo del tráfico). El precio aproximado es de 30 euros (250DKK).

ALOJAMIENTO

A pesar de que nos movimos bastante fuera de Copenhague, todos los días nos quedamos en allí por la comodidad que supone la capital para alquilar coche o bien coger medios de transporte.

A través de Booking encontramos el hostal Urban Sleep que contaba con varias habitaciones muy amplias y con mucha luz. La cocina era compartida y también los baños, pero por temas de horarios no tuvimos ningún problema y nunca tuvimos que esperar.

En general el hostal calidad precio estaba genial, si vas solo para dormir y aprovechar algo la cocina no se le se puede pedir más, pero no esperes grandes lujos. De precio nos costó 318, cuatro noches para dos personas.

En cuanto a la ubicación estaba muy bien, nosotros fuimos todos los días andando al centro y llegábamos en unos 20 minutos. Además la parada de metro está a 5 minutos y hay paradas de autobuses también muy cerca. Tiene supermercados cercanos (algunos de ellos los típicos que cierran tarde y hay un poco de todo) y restaurantes y cafeterías. El barrio es tranquilo y bonito.

(Haciendo este post, me puse a mirar por booking y ya no deja reservar este hostal, no sé si es porque ha cerrado o porque ya no utiliza booking como medio de reservas).

TRANSPORTE PÚBLICO

En nuestro viaje, salvo para ir a la Isla de Møn y Roskilde, que alquilamos el primer día un coche con la empresa Sixt, el resto de días nos movimos con transporte público, tanto por dentro de Copenhague como para visitar los castillos de alrededor de la ciudad y para ir a Malmö.

En el caso de Malmö, cogimos autobús porque es más llamativo cruzar el puente de Oresund de esta forma, ya que vas por encima y por debajo del mar, mientras que con el tren solo vas por debajo y, aunque sientes la presión del mar, no te das cuenta del momento en el que pasas de ir por encima del mar a un puente subterráneo. El autobús lo reservamos ya desde España con la compañía Flixbus y nos costó unos 13 euros ida y vuelta por persona.

Para visitar los castillos de Fredensborg y Frederiksborg, que dejamos para el último día, cogimos un billete ilimtado de 24 horas para todas las zonas, que luego utilizamos para ir al aeropuerto.

Así pues, dejando un poco de lado la Isla de Møn (cuya única manera de ir es con coche), Roskilde que se puede visitar al volver de Møn (aunque también se peude ir en tren desde Copenhague) y Malmö que tienes que coger autobús o tren, voy a explicar los diferentes medios de transporte que puedes utilizar por Copenhague y alrededores.

  • Metro, a pesar de contar con solo dos líneas, llega a la mayor parte de los lugares de interés. La M1, verde, recorre el camino entre Vanløse y Vestamager y la M2, amarilla, realiza el trayecto entre Vanløse y Lufthavnen/Airport. Eso sí, están previstas varias ampliaciones. Además funciona todos los días, las 24 horas del día. Importante: validar siempre el billete antes de entrar o podrán multarte.
  • Autobús: genial para aquellas zonas a las que no llega el metro. Hay de diferentes tipos: regulares o A (funcionan durante el día y pasan por los lugares más visitados, en concreto el 11 A es un autobús circular que tiene paradas en los puntos más emblemáticos de la ciudad); especiales o S (van a lugares más concretos y son más rápidos); éxpress o E (pensados para los locales, pues funcionan durante las horas punta del día, horas de entrada y salida del trabajo), nocturnos o N (funcionan durante la noche) y acuáticos (salen cada media hora de lunes a viernes y cada 45 minutos los fines de semana, y funcionan de lunes a domingo. Recorren los lugares más turísticos de la ciudad entre La Sirenita y la Biblioteca Real. Tienen el mismo precio que un autobús normal por lo que son una gran alternativa a los caros tours en barco de las compañías turísticas).
  • Tren: para llegar a zonas más lejanas, tipo un cercanías, como Roskilde o los castillos a los que fuimos nosotros.
  • Taxi: es la forma más cara de trasladarte, pero está claro que la más cómoda. Eso sí nosotros no necesitamos en ningún momento utilizarlo. La bajada de bandera cuesta en torno a 24 DKK (3,20 aprox.) y cada km. dependiendo de las horas y si es entre semana o fin de semana ronda entre 12,50 DKK a 17 DKK (1,70 a 2,30 euros).

Una vez presentados los distintos medios, hablemos del sistema de zonas. El billete para tren, metro y autobús es el mismo y el precio dependerá de las zonas que atravesemos en nuestro trayecto.

Para orientarte, encontrarás este mapa circular en cualquiera de las estaciones. Está dividido en 9 zonas, cada una de un color y una tarifa distinta. Los números del 1 al 95 no nos interesan puesto que es una numeración para los residentes.

En cuanto al precio, será el que marque para la estación de destino, si vamos del centro de Copenhague (zona 1) al aeropuerto (zona 4), el precio será el de la zona 4. Por lo que lo mínimo será de la 1 a la 2, pagando por tanto la de la 2 que son 24 DKK (unos 3 euros aprox.). Y según el número de zonas que haya que atravesar, el billete tendrá una duración determinada.

Los distintos tipos de billete son los siguientes (recordad que el billete es el mismo para metro, tren y autobús, incluidos los acuáticos):

  • Billete sencillo: varía en función de la zona, siendo el más barato 24 DKK y el más caro 108 DKK (que vale para todas las zonas). El billete sencillo de dos zonas te permite moverte por prácticamente todo el centro de Copenjague. El de todas las zonas está pensado para viajar a localidades cercanas como Elsinore, Roskilde o Frederikssund. Recordad siempre validar o podrán multarte.
  • Billete de 24 horas: con el que puedes viajar durante todo un día por todas las zonas. El precio es de 130 DKK (17,30 euros) para adultos (que pueden ir acompañados de dos niños menores de 12 años) y 65 DKK (8,70 euros) para menores de 16 años.
  • City Pass de 24 ó 72 horas (zonas 1-4): permite el uso ilimitado de toda la red de transporte público por las zonas 1 a 4 (por lo que sirve para ir o venir del aeropuerto). Si viajas con niños, con tu City Pass pueden viajar en transporte público contigo (hasta un máximo de dos) sin necesidad de comprarles una tarjeta a ellos.
    • 24 horas: Adultos: 80 DKK. Menores de 16 años: 40 DKK
    • 72 horas: Adultos: 200 DKK. Menores de 16 años: 100 DKK
  • Copenhague card: la típica tarjeta turística con la que además de poder entrar a determinados lugares, museos… tienes transporte ilimitado por todas las zonas durante 1, 2, 3 o 5 días.
  • Flexcard: para tener transporte ilimitado durante 7 días. El precio va en función de las zonas: para dos zonas cuesta 250 DKK y para todas las zonas, 675 DKK.

Los billetes los puedes comprar en las ventanillas de cada estación de metro o tren, en las máquinas (que aceptan efectivo y tarjeta), en los quioscos 7 Eleven y en los autobuses (pagando directamente al conductor, pero hay que llevar cambio porque no aceptan billetes de importes altos). También hay oficinas de venta y máquinas en la terminal de llegadas del Aeropuerto de Copenhague y en la Estación Central.

GASTRONOMÍA

  • Smørrebrød: rebanada de pan de centeno, untada con mantequilla y acompañada de fiambre, pescado o queso.
  • Flæskesteg: asado de cerdo.
  • Gravad laks: salmón marinado, acompañado de eneldo y mostaza dulce. Al ser ligero, suele tomarse como aperitivo.
  • Frikadeller: albóndigas danesas que se preparan con carne de cerdo picada y que se sirven con patatas cocidas, col lombarda y una salsa resultado del jugo que suelta la carne.
  • Svineorbrad: chuletas de cerdo (a veces de ternera), rellenas de ciruelas pasas o manzana picada y sazonadas con sal y pimienta.
  • Sild: arenque cocinado de muy distintas formas.
  • Kraasesuppe melbolle: sopa preparada con buñuelos de harina y mantequilla
  • Hvid labskovs: estofado de ternera, que se sirve con patatas, laurel y pimienta
  • Akvavit: “agua de la vida”. Bebida nacional de Dinamarca, pero cuidado que tiene 40 grados de alcohol.
  • Wienerbrød: pastel dulce preparado con harina, levadura, leche y gran cantidad de mantequilla

HORARIOS

Cuando los españoles viajamos por el norte de Europa, siempre nos encontramos con el problema de los horarios, puesto que somos mucho más trasnochadores. Así que cuidado con los horarios u os podréis llevar una mala sorpresa.

Las tiendas suelen abrir sobre las diez de la mañana y cerrar a las seis aproximadamente, aunque los centros comerciales suelen apurar algo más.

Los restaurantes suelen tener las cocinas abiertas de 12 del mediodía a 9 de la noche, pero mi consejo es que por la noche no vayáis muy tarde o quizá ya no os den de cenar.

Las atracciones turísticas o bien abren solo por la mañana o a las cinco de la tarde cierran.

Y, hasta aquí este primer post sobre Dinamarca. Si tenéis alguna duda sobre qué saber o hacer antes de viajar a Dinamarca, no dudes dejarme un comentario o contactar conmigo a través del cuadro de contacto de la página de inicio. 

No olvides suscribirte al blog si quieres ser el primero en enterarte de las nuevas entradas.

Nos vemos en la siguiente postal.

M.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *